La abundancia como forma de vida

Todos los seres humanos buscamos la abundancia, queremos tener una pareja que nos quiera y respete, amor en todas sus formas, familia, hijos, mascotas, experiencias, viajes, un sistema de salud que funcione, un gobierno digno que nos represente y así, tener todas nuestras necesidades básicas cubiertas y más.

Es el deber ser.

Pero qué pasa cuando escuchas a personas decirte que no se puede tener todo en la vida, que debes arroparte hasta donde te llegue la cobija, que muchos niños de países pobres pasan hambre, etc.

Nos horrorizamos, nos sentimos malagradecidos, ¿Cómo puedo pedir más, si hay tanta gente pasando trabajo?, ¿cómo se me ocurre siquiera pensarlo?, Dios me va a castigar, o la vida me lo cobrará.

Es un arte poder utilizar el dinero como un medio para lograr un objetivo elevado, en lugar de hacer del dinero un fin en sí mismo.

Vivir según el destino de tu alma requiere el acceso a diferentes fuentes de ayuda: dinero, tiempo, comida, energía, amistad.

¡La dinámica que actúa en los flujos financieros es la misma para cualquier otra fuente de ayuda!

Solo hay un conjunto de reglas que aprender: son leyes espirituales, leyes universales, a las que obedece la vida física.

Tenemos muchos conceptos erróneos sobre el dinero.

Y aparece el miedo, ese miedo paralizante que no te permite sentirte feliz, pleno, y disfrutar lo que tienes, porque se te puede acabar o te lo podrían quitar.

Y así aparecen nuestras Creencias limitantes sobre el amor propio y los recursos, de que no hay suficiente para todos; de que los recursos son finitos, de que no nos merecemos tener todo aquello, que nos hace felices.

¿Qué es la abundancia?

Cuando hablo de abundancia hablo desde mi perspectiva y de cómo yo la trabajo día a día.

A menudo se piensa que la abundancia es únicamente financiera, pero no es solo financiera. Está en el universo.

Para mí la abundancia es un estado mental, ya existe, no necesitas adquirirla. No es material, por tanto, no necesitas tener muchísimos recursos para desarrollarla en tu vida.

Amor, salud, tiempo, libertad, la abundancia se manifiesta a través de todo el ambiente que nos rodea.

A través de la generosidad, la solidaridad, la empatía, y otras acciones similares, atraeremos abundancia en nuestras vidas sin siquiera darnos cuenta.

Ser abundante es una forma de vivir, partiendo de la idea de que así tengamos carencias en nuestra vida, nos sentimos agradecidos por lo que tenemos y lo poco que tenemos o mucho, lo compartimos con otros.

Etapas para empezar a vivir en abundancia

Toma conciencia, cuando nos creemos que hay abundancia por doquier, nos resulta más fácil atraerla.

Siéntete merecedora, esto es clave, si te sientes a gusto contigo misma, con lo que eres y tienes, todo resultará más fácil, no hablo de ser egocéntrica , ni egoísta, hablo de que todos nos merecemos una buena vida, con salud, amor y dinero, pero debes creértelo.

Aprende a ser generosa genuinamente, no esperando nada a cambio.

No te creas mejor que nadie, la humildad es un valor incalculable de bienestar.

¿De qué manera atraes a la abundancia?

Desde mi forma particular de ver la vida, te puedo contar que tengo varios principios para atraer la abundancia.

  1. No le envidio nada a nadie, considero que todos nos merecemos una vida plena, abundante y feliz.
  2. Comparto siempre que puedo, cuando digo compartir es todo lo que pueda ayudar a otros, conocimientos personales y profesionales, recursos materiales, mi tiempo, mi compañía, sinceridad, lealtad, compañerismo.
  3. Dono, anualmente reciclo ropa, muebles u objetos que no uso, (tengo por regla que lo que no utilizo en un año ya no lo voy a usar más).
  4. Hago muestras generosas al azar, doy unas monedas a un mendigo o a los que tocan música en el metro (estos son mis preferidos), ayudo a alguien en la calle, cedo mi puesto en el supermercado, etc.

Imagínense lo duro que debe ser para una persona ponerse a pedir o cantar o hacer malabarismo en la calle, esperando la generosidad de la gente. La empatía es una muestra de generosidad por los otros.

Concluyo qué para realizar nuestra visión de vida, de una manera práctica y ordenada, debemos alinearnos a las leyes universales, nada está desordenado en el universo; todo sistema obedece a leyes estrictas e inteligentes.

En otro artículo les hablaré de las Leyes Universales y como funcionan.

Lo mismo ocurre con la vida humana. Tenemos que sistematizar nuestras visiones y ponerlas en práctica de forma concreta e ingeniosa.

Para lograr esto, necesitamos una mente clara y disciplinada que entendamos que no somos los maestros si no los ejecutantes de una realidad superior que nos inspira.

Con amor,

Ely.

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?